jueves, 16 de diciembre de 2010

Loterías


Queda poco ya para las navidades y para el siempre esperado sorteo de Navidad, las imágenes de champán en la calle de todos los años, las historias de aquel que compró un décimo por casualidad y ahora tiene un buen dinerito extra (ya no se puede decir millonario a no ser que haya comprado al menos 4 décimos del primer premio)... En fin, historias de éxito.
Es como cuando se habla de aquellos chavales (tipo Steve Jobs o Bill Gates) que montaron una empresa con una idea y ahora son dueños de un imperio mundial en el sector que sea o de aquel que con 100 dólares de inversión en bolsa como capital inicial (como Warren Buffet) ahora tiene miles de millones. Todo eso no deja de ser cierto, pero nos olvidamos de que eso no es ni siquiera la punta del iceberg, es una mota de polvo sobre el iceberg.
Veamos el caso de la lotería para el premio máximo (no conozco a nadie que no piense en el primer premio cuando juega), y voy a empezar con un sorteo más barato y que tiene mayor premio, La Primitiva.
La probabilidad de conseguir el primer premio en La Primitiva es de una entre 13.983.816. Esto significa que si todas las semanas de tu vida, desde los 18 a los 88 años por ejemplo (70 años, que son 3.640 semanas) juegas 10 apuestas tienes una posibilidad entre 384 de que te toque el primer premio. Pero es que si juegas 1000 apuestas a la semana (1000 €) tienes una entre 3'84, es decir, un 26% de probabilidades. Ni siquiera jugando esa barbaridad tienes una probabilidad decente!!! Recordemos que eso es a lo largo de 70 años, es decir, te puede tocar con ese 26% en cualquier momento entre los 18 y los 88 siempre y cuando mantengas ese ritmo de apuestas.
Pero volviendo a la lotería nacional, en el sorteo de navidad es mucho más probable, una entre 85.000, aunque cuesta 20€ y sólo se puede jugar una vez al año. Eso quiere decir que si juegas 100 décimos diferentes al año (2000€) durante esos 70 años tienes una posibilidad entre 121, es decir, menos de un 1%...
Recuerdo que un chiste matemático (por llamarlo de alguna manera) es que las loterías son los impuestos de los que no saben matemáticas y bien cierto que es, aunque contra este argumento están los que dicen que si no juegas nunca, nunca te tocará. Y no es menos cierto.
Por eso, yo por ejemplo suelo jugar como mucho 1 sola apuesta a la semana en el sorteo que tenga un mayor premio acumulado (la esperanza matemática es mejor). Así mantengo mi esperanza (no matemática) y no hago un gasto irracional :)
Llegados a este punto, ya tenemos claro que es sólo un juego, que es muy poco probable que nos toque y que no debemos excedernos de un cierto límite, ya que las probabilidades nunca estarán de nuestra parte, así que sólo nos queda preguntarnos: ¿me siento con suerte?
Por eso hice mi aplicación U r LUCKY para Android, en primer lugar a modo de entrenamiento personal como programador, en segundo lugar para ver de primera mano cómo funcionaba el Android Market para tal vez emprender algo más serio, y en tercer lugar para usarla personalmente, ya que verse con suerte es un sentimiento legítimo y me gusta pensar que sí que la tengo de mi parte... aunque sepa que no existe ;)
Así que si quieres usarla para realizar tus apuestas (de manera responsable) de la misma forma que salen las apuestas aleatorias "de la máquina", como juego, o para definir tus propios juegos, está disponible de forma gratuita en el Android Market y el enlace directo a través del código QR es este:
Publicar un comentario