sábado, 12 de marzo de 2011

Ciencia y religión: ¿pueden coexistir?

Desde que vi este vídeo sobre lo que un ateo le diría a Dios si se lo encontrase he estado pensando seriamente si es posible que en algún punto se encuentren Ciencia y Religión. Desde luego que no soy el primero que lo piensa y basta hacer una búsqueda por Internet para ver miles de blogs y discusiones donde se aborda este tema, pero en cualquier caso voy a aportar mi particular visión.

Leía hace poco de un religioso que "razón y fe son diametralmente opuestas" y tengo que darle toda la razón, desde luego. Y creo que cualquiera debería estar de acuerdo con este pensamiento porque, evidentemente, si pretendiésemos dar una explicación racional a la mayoría de las historias que cuentan los libros sagrados de cualquier religión nos toparíamos en algún momento con una explicación del tipo: "tienes que tener fe".

Es decir, es válido para un religioso apoyarse en la ciencia en la mayoría de las cosas, pero en cuanto llegamos a un punto en el que la ciencia te pide que le aclares las cuentas, entonces recurrimos a la fe, de forma que esa cosa llamada fe se convierte en una masilla para cualquier hueco inexplicable. Eso no sería demasiado malo de no ser porque cualquier científico serio debería buscar una buena explicación para cualquier fenómeno, algo contrastable, algo falsable, algo reproducible y de lo contrario la única posibilidad es seguir investigando.

Entonces básicamente yo distingo 3 posturas entre los religiosos que discuten sobre el tema (que obviamente no son todos, también están los que prefieren estar al margen de discusiones):
  1. Los que se cierran completamente a la ciencia y siguen a rajatabla las escrituras de su religión.
  2. Los que aceptan los conocimientos científicos, salvo aquellos que no les convienen. Aquí podríamos meter a la mayoría de las altas esferas religiosas.
  3. Los que se disfrazan de ciencia para intentar demostrar la validez de la religión. Este grupo es el que me parece más peligroso, ya que pueden intentar reemplazar ciencia por pseudociencia. Es una corriente cada vez más común en EEUU metiéndose en instituciones educativas y que ya está introduciéndose en España y en las Universidades.
Aquí además se podría hacer una interesante observación tal y como indica Gabriel Andrade en su blog: los que admiten la ciencia y la religión al mismo tiempo admiten una alegorización de los primeros capítulos del Génesis, pero no estarían dispuestos a admitir una alegorización de otros puntos más controvertidos. Pero si una parte era una forma literaria ¿por qué no otra? ¿y por qué no todo? ¿se puede elegir qué parte de esas escrituras es válida?

Entre los no-religiosos yo podría diferenciar claramente 2:
  1. Ateos. Con grandes referentes como Dawkins, critican que la religión intenta meterse en el campo de la ciencia y que el partir de un hecho no comprobado como es la existencia de un dios, te lastra y limita las posibilidades.
  2. Agnósticos. Con Gould al frente, creen que es posible una convivencia pacífica entra Ciencia y Religión con la teoría MANS (magisterios no se superponen) según la cual tratan aspectos diferentes con razonamientos como que la Ciencia cuenta cómo es el mundo y la Religión cuenta cómo debe ser.
Yo supongo que me podría encuadrar dentro del grupo 1. Si bien siempre he tenido una postura agnóstica, ante casos como los de esta niña que murió por ponerse a rezar en vez de llevarla al médico, abusos como los de la vidente de El Escorial con el respaldo del silencio de la iglesia católica o barbaridades como introducir en las escuelas el diseño "inteligente" no puedo mantener por más tiempo una postura al margen y creer que se complementan. ¡No se complementan en absoluto! Cuando la religión ha nombrado a la ciencia ha sido para usarla en su beneficio, cuando no han tenido más remedio que admitir una verdad tan aplastante que cualquiera que no la admitiese sería considerado como un estúpido.
La ciencia, por otra parte, no puede permitirse partir de unos preceptos no comprobados y a partir de ahí construir una realidad, ya que esa realidad estaría adulterada. En cualquier caso no conozco a ningún científico al que si le traes un hecho comprobado y comprobable de la existencia de una fuerza sobrenatural no la tuviera en consideración. Es decir, la postura de un científico no consiste ni debe consistir en negar todo lo que suene a religión, sino en comprobar todas aquellas teorías que diverjan de lo conocido hasta el momento sin prejuicios ni limitaciones de ningún tipo.
Si permitimos que la religión tome una postura "complementaria" a la ciencia llegaremos a absurdos tales como que un religioso aconseje no usar preservativos para frenar el SIDA o enseñen educación sexual... ah, no, ¡que esto ya ocurre! Es como si George Bush aconsejara sobre cómo usar el LHC a los investigadores.

Tal y como veo al mundo últimamente no creo que estemos en disposición de enterrar la religión y ni siquiera veo cercano ese punto y mucho menos la ciencia lógicamente, así que lo más saludable es que sí que coexistan, pero no se mezclen, ni que se pretenda que sean complementarias porque no lo son. Y desde luego que deberían estar absolutamente separadas y en ningún caso pretender que sean enseñadas en las escuelas más que como un fenómeno histórico. Quien quiera adoctrinamiento religioso para sus hijos que los lleve a la iglesia o sinagoga o mezquita o similar, pero desde luego que no es adecuado mezclar conocimiento con creencia porque entonces estaremos formando a personas que no sabrán distinguirlo. Respeto sí, pero para todos por igual.

Para finalizar esta entrada me quedo con una frase de un religioso con la que no puedo estar más de acuerdo. Pertenece al Cardenal Bellarmino, en 1615, durante el juicio a Galileo: "Afirmar que la Tierra gira alrededor del Sol es tan erróneo como proclamar que Jesús no nació del vientre de una virgen"

Imagenes de delmitoalblogos, LHC y nopordios.
Publicar un comentario