domingo, 8 de febrero de 2015

Apostatar es fácil...

Si sabes cómo y tienes 15€. Y más abajo te explicaré cómo.

Partamos del respeto absoluto que debe existir entre creyentes y ateos, pero yo nunca he sido católico. Ni siquiera cuando me bautizaron, ni cuando hice la comunión, ni cuando apadriné a mi primo. Mis primeros recuerdos sobre religión datan de las clases del colegio (¿cuándo echaremos la religión de las aulas…?) en las que me contaban una serie de cosas que no me cuadraban nada: que si Adán y Eva, los reyes magos, una paloma inseminadora… No es una historia fácil de tragar desde luego. Así que, conforme fui adquiriendo más capacidad para razonar, mi camino se separó inexorablemente del camino religioso. Empecé a pedir clases de Ética en lugar de Religión y a cuestionar por qué las legítimas preguntas que hacía eran tabú. No se podían hacer porque siempre ofendían a alguien. Así que decidí que eso no era sano y tenía que darle fin. El agnosticismo está bien, pero para mí es como quedarse a medias, no atreverse a decir lo que se piensa por alguna razón, la mayoría de las veces por presión familiar o popular.
Soy ateo, a pesar de que un día, antes de que tuviera poder de decisión me mojaran la cabeza y 9 años después me hicieran comer una galleta vestido de marinero. Así que necesitaba un documento que restituyera el equilibrio y que evitase que la Iglesia se aprovechara del hecho de contar conmigo como “cliente” a efectos estadísticos. Ese día ha llegado 35 años después. Y ¿por qué hoy? Pues por todo lo anterior más el hecho de que, si no quiero que mi hijo sea bautizado, la coherencia me tiene que llevar a “desbautizarme” J

Dicho todo esto, expondré aquí los pasos que te llevarán a “liberarte”:
  1. Conseguir la partida de bautismo. Esto, según los casos puede ser más o menos difícil. Conozco un caso en el que el párroco no quiere darla, no sé si esto es legal siquiera, pero puede ocurrir. En mi caso, mandé a mi padre a decirle al cura que me iba a casar por la iglesia (que me apunten otro pecado). 10€ más tarde la teníamos en la saca. Le dijo que era válida por 6 meses, lo cual no tiene mucha lógica en un documento que no tiene fecha de emisión…
  2. Fotocopia de DNI y de la partida de bautismo. No hay que compulsar nada, y no te deshagas del original por si acaso.
  3. Rellena un documento como el que pego más abajo con tus datos.
  4. Envíalo todo por correo postal certificado a la diócesis que te corresponda (con acuse de recibo para estar más seguros) dirigido al obispo y marcando en el exterior del sobre: “Referencia: apostasía” (a mí se me olvidó esto y creo que por culpa de eso se ralentizó un poco más el proceso). Te saldrá por 4-5 €.

El resultado, a mí en concreto, me llegó en unos 45 días porque el proceso es el siguiente: el obispado da la orden a la parroquia para hacer la anotación de abandono de fe en la partida bautismal, y una vez que eso está confirmado, el obispado emite la carta al interesado confirmando la apostasía.

Tengo que señalar por último que, al menos en Málaga, todos fueron muy amables y no tuve ninguna pega en todo este proceso. Es más, me dijeron que normalmente lo hacen del tirón en persona si la gente va directamente allí (de esto me enteré porque, al tardar tanto, fui allí a preguntar y ya me la habían enviado).

Eso es todo, ya no tienes la excusa de que no sabes cómo se hace ;)

PD: esto ha sido en parte recopilación de páginas de ateísmo como apostatar y alguna otra, en parte personalización mía.
PD2: una curiosidad que he visto hoy, el colmo de un ateo: hacerse rico vendiendo la biblia.


DECLARACIÓN DE APOSTASÍA




En _______, a __ de ________ de 20__.


Al Excmo. y Rvdmo. Sr. D. _____________, obispo titular de la diócesis de _____. Yo, XXXXXXXXXXXXX, con NIF nº _________, mayor de edad y residente a efectos de notificaciones en __________________________________, que según le consta fue bautizado el día __ de _________ de ____ en la parroquia de _________, situada en la población de ______, actuando en nombre e interés propio, y hallándose en pleno uso de su libre y espontánea voluntad,


MANIFIESTA:

Primero

— Que, no habiendo encontrado en el Derecho Canónico procedimiento alguno establecido para la tramitación del presente escrito, lo dirijo al Obispo diocesano por las consideraciones siguientes:

a) Que el cánon 393 del Código de Derecho Canónico dispone que “El Obispo diocesano representa a la diócesis en todos los negocios jurídicos de la misma”.

b) Que el cánon 383.1 del mismo Código establece que “Al ejercer su función pastoral, el Obispo diocesano debe mostrarse solícito con todos los fieles que se le confían (...), así como a quienes se hayan apartado de la práctica de la religión”.

Segundo

— Que en su día fui bautizado en la fe católica como consecuencia de una decisión tomada por otras personas, sin intervención de mi propia voluntad, debido a que en aquel momento, a causa de mi edad, yo no disponía de autonomía ni conciencia suficientes para emitir un juicio sobre mis convicciones personales.

— Que tras haber meditado durante el tiempo suficiente sobre el significado de mi pertenencia a la fe Católica no hallo ningún pretexto para continuar formando parte de la Iglesia Católica, entrando mis convicciones en plena contradicción con la adscripción a esta institución.

— Que la fidelidad a la propia conciencia es un derecho inalienable reconocido por el artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, así como por el artículo 16.1 de la Constitución Española.

— Que, en consecuencia, rechazando totalmente la fe cristiana, me considero incurso en apostasía, tal y como viene definida por el cánon 751 del Código de Derecho Canónico, por lo que


SOLICITO:

Me sea reconocida por la Iglesia Católica la condición de apóstata, dejando de contarme entre sus fieles y de considerarme católico a todos los efectos —incluso estadísticos—, e incluyendo la correspondiente anotación de apostasía en el Libro de Bautismos, el Archivo Histórico Diocesano y en cualesquiera otros registros eclesiásticos existentes. Asimismo, que me sea comunicada por escrito la resolución tomada con respecto a la presente petición.

En la confianza de que su honesto y recto proceder no permitirá que mi persona siga apareciendo en los mencionados registros como fiel de la Iglesia Católica, en contra de mi conciencia,

Atentamente (firma),

jueves, 22 de enero de 2015

Paternidad

Esta será una entrada muy personal, pero la ocasión lo merece. El día 22 de enero de 2015 a las 9:25 nació mi primer hijo: Héctor, adelantándose a su  fecha prevista de parto. Bienvenido Héctor, no sé si algún día leerás esto si sigo manteniendo el blog jejeje.

Hoy apenas atisbo en la lejanía lo que significa ser padre, y por suerte mis circunstancias son relativamente cómodas; sin embargo vienen a mi cabeza aquellas que tuvieron que padecer mis padres. Con una seguridad social en bragas, teniendo que gastar un dinero que no tenían en médicos y hospitales de pago, privándose de lo que hoy consideramos básico para conseguir que su prole saliera adelante igualando sus (nuestras) oportunidades a las de los hijos de la gente de mejor cuna. Nunca podré agradecer lo bastante el que me posibilitaran estudiar una carrera, e incluso irme al extranjero a mejorar mis capacidades, pero sobre todo me acuerdo y me acordaré siempre de los momentos más especiales para mí. No son el día que me compraran una Play o el día que me llevaran a una piscina de bolas. Mis recuerdos más especiales son un día cualquiera con mi madre secándome el pelo contra su delantal o las noches echado sobre mi padre mientras veíamos la tele (nos amontonábamos ahí mi hermana y yo al mismo tiempo), una tarde de verano viendo la tele, un domingo en la playa con un bocadillo de salami y una lata de Coca-Cola…
Pienso en lo que me queda por delante en las próximas dos décadas (al menos) y da vértigo. El dinero sólo es una de las cosas por proveer: salud, educación (esta creo que será la más fácil dada mi profesión), sicología y muchas más disciplinas en las que tendré que hacerme experto, aparte de, por supuesto, manejo de conflictos y negociación.

Espero hacerlo bien en esta nueva era que se abre y tengo la seguridad de que no lo haré mejor que lo hicieron mis padres conmigo, pero me conformaré con acercarme un poco J

viernes, 29 de agosto de 2014

Los atascos, la teoría de colas y la teoría de juegos


¿Cómo se pueden juntar estas 3 cosas el día que pasa la Vuelta Ciclista por las carreteras de tu ciudad? Pues con mucho aburrimiento al volante y un poco de matemáticas... Vaaale, para la parte de la teoría de juegos también cuenta haber visto "Una mente maravillosa" :D
Cuando te encuentras un atasco en una carretera de doble sentido no hay mucho que hacer, echar el freno de mano, paciencia, y a veces hasta parar el motor y salir a echar una meada al arbusto de al lado. Pero si el atascazo es en la autovía se pueden hacer más cosas: pensar en soluciones frikis que te permitan salir del atasco un par de minutos antes, o con suerte y conocimiento de la carretera, hasta media hora antes (la cuestión es si es o no recomendable).
Un atasco en la autovía, digamos que de 3 carriles puede modelarse de forma simple como un problema de una red de colas FIFO con capacidad limitada en la que los clientes se van cambiando de cola: un escenario feo.
Puedes encontrarte en un atasco total: todos los carriles parados y no sabes la causa. La probabilidad dice que habrá habido algún accidente que pueda haber cortado al menos un par de carriles y seguramente será el carril izquierdo el afectado (no piensas en la puñetera vuelta ciclista). Entonces, si estás lejos del accidente, el carril más rápido será el derecho por la gente que desespera y se sale de la autovía, y si estás cerca, el más rápido será el que está cortado. Obvio, la gente va cambiándose al carril que no está bloqueado, dejando vía libre en el bloqueado, pero es que cuando llegues al final, te tendrán que dejar pasar en algún momento, ¿no?
Puede haber tráfico muy denso y un movimiento en acordeón de los carriles: todo el mundo se va cambiando y esto provoca esos frenazos y acelerones. El dilema del prisionero (teoría de juegos) nos dice que si todos mantuvieran su carril y una velocidad constante, todos saldríamos más rápido del atasco, pero a su vez nos dice, que si detectamos un hueco, nos cambiamos y vamos haciendo eso sólo nosotros, saldremos mucho antes. El problema, es que todos pensamos lo mismo, y eso provoca la peor situación para el prisionero y la mejor para el carcelero: una larga condena de atasco. 
De aquí, ayer saqué una regla empírica sometida a revisión: si se circula a una velocidad menor de 60-70 km/h el carril más rápido es el derecho, y en caso contrario el izquierdo. El carril central suele ser el peor, porque es el de transición, claro.
En cualquiera de esos dos casos, haciendo la mejor elección en cada momento, podríamos ganar un par de minutos en el mejor de los casos (algo más con lo del carril izquierdo bloqueado), así que no hay que volverse loco, no vas a llegar a casa mucho antes.
Pero hay un caso en el que sí se puede tener bastante ganancia de tiempo (el caso más desleal e inseguro de realizar): una salida de la autovía atascada. Si te saltas la cola y te intentas incorporar al final estás aplicando el dilema del prisionero delatando a todos los demás prisioneros, ganando tú mucho tiempo a costa de ralentizar la cola para el resto. Por supuesto, esto no es nada recomendable en el 99% de los casos, ya que aparte de que te van a echar 50 maldiciones, podrías ocasionar una situación de peligro en la vía si no puedes incorporarte a la salida y te quedas bloqueando un carril que se suponía liberado por el que viene detrás.

Así que moraleja: la vida no es fácil y buscar los atajos siempre se hace a costa de algo, en este caso de seguridad vial. Por eso ¡a pensarlo 2 veces antes de ir dando tumbos por los carriles para llegar 2 minutos antes!

miércoles, 27 de agosto de 2014

¿Retomando?

Retomando cosas que tenía olvidadas y empezando cosas que nunca había hecho. Con el inicio del curso escolar vienen muchos cambios en mi vida... ¿por dónde empezar? Da igual, ni que esto fuera un diario :)
En lo profesional, vuelta a las clases de Electrónica tras un estupendo periodo como programador en Ericsson en  el que he tenido la oportunidad de aprender muchísimo sobre metodologías ágiles de desarrollo (Scrum), generación de builds, C++, uso del Borland... y mejorado y refrescado conocimientos sobre SVN, Java, manejo del Eclipse... Paralelamente no he dejado de desarrollar en Android hasta hace muy poco (a ver si lo retomo), así que en total, este año y medio ha sido muy muy intenso y me llevo un gran bagaje que seguramente tenga oportunidad de trasladar a mis futuros alumnos de alguna manera.
En lo personal ha sido aún más intenso: boda (con todo el jaleo que supone), viaje de novios y esperando un bambino/a para febrero!!!

Y ahora... mirando al futuro!!!

Toca revisar conocimientos, ver las clases que tengo que impartir a partir de septiembre y preparármelas!!! :s

Ah, sí, y a ver si soy capaz de volver a sacar un post para el blog, aunque sea al mes, y con un contenido un poco más técnico que este, si será por frikadas... :D

miércoles, 1 de enero de 2014

Objetivo 2014

Octubre de 2012 fue la fecha en que pude entrar a formar parte de esta aventura llamada WordBucket, Julio de  2013 fue la fecha en que salió por primera vez a la luz en la Play Store y hoy, unos 5 meses después se ha descargado más de 13.000 veces... Aún es poco, pero la ilusión y el esfuerzo es enorme, sacando tiempo de donde materialmente no había, durmiendo 5 horas al día muchos días de la semana e investigando y readaptando el equipo de trabajo cuando ha sido necesario. Increíble en todo ese periodo de tiempo la labor la de los cofundadores Danny Smits y Robert Hanley, inestimable el empuje de Antonio Roa ejerciendo de Scrum master, Product owner, programador y cualquier otro rol necesario, y fantástico el resto del equipo haciendo malabares con el código cuando ha hecho falta jejeje.
Esta aplicación es el principal motivo por el que el blog lleva inactivo todo este tiempo y por el que seguramente siga bastante flojo de actividad en los próximos meses, junto a un segundo motivo... Pero sin duda que merece la pena sólo por la satisfacción de ayudar a crear algo que pueda convertirse en grande, este año debe ser el año de la burbuja, pero no la inmobiliaria, sino la english bubble

El segundo motivo, que a partir de ahora cobra más peso, es la inminente boda del año, después de 10 años ya tocaba, ¿no? :)

Pero como aún estando liado me gusta meterme en más jaleos... ¿qué tal un curso para explorar nuevas formas de pensar a través de las matemáticas? Pues si tú también te atreves, esta es la referencia: Effective Thinking Through Mathematics. Se supone que se deben dedicar unas 5 horas a la semana durante 9 semanas empezando el 18 de Febrero y que no hay requisitos previos, pero claro, esa es la teoría...

Esos son mis primeras metas del 2014 además de la típica de bajar algún kilo después de las fiestas hipercalóricas del solsticio de invierno :)


lunes, 22 de julio de 2013

WordBucket en Play Store!


¡Ya está aquí! Después de 9 meses de árduo trabajo haciendo que los días tengan 27 horas hemos parido WordBucket y somos unos padres felices :)
WordBucket es tu diccionario, cuaderno de notas y profesor de idiomas que te ayuda a guardar y recordar las palabras que descubres cada día. Está disponible para estudiantes de español, francés, italiano, portugués, chino, árabe, coreano, japonés, ruso e inglés.
Llegarán las revisiones, feedback positivos y negativos y esperamos poder mejorar todo lo posible la aplicación para que sea del gusto de todos. No os guardéis nada, contadnos lo que hay que mejorar, cómo se puede ampliar, qué le falta, qué desearíais que permitiese hacer... Todos los comentarios que no hagan alusiones despectivas a la familia de nadie son bienvenidos :)
Pongo unas fotitos y paso a los agradecimientos:


  • Si escaneas este código QR irás directo a la Play Store de Android:


  • Si escaneas este otro irás directo al App Store de Apple:

De verdad, muchas gracias a todos, espero que no se me olvide nadie: a Antonio Roa, por darme la oportunidad de trabajar en el equipo, a Danny Smits y Robert Hanley por confiar en mí, a los otros desarrolladores como Antonio Otero, Aleksey Nitsenko y Carles Sentis porque trabajar codo con codo con ellos me ha permitido aprender muchas cosas nuevas, a Bram Zwinnen, genial grafista y a los patrocinadores y el resto del equipo iOS que no conozco, pero que han hecho de WordBucket un producto completo y multiplataforma. A todos ellos gracias y seguimos en contacto, esto no ha hecho más que empezar!!!



jueves, 27 de junio de 2013

Hagamos números

Que me perdonen los economistas por los errores que pueda cometer y por las excesivas simplificaciones y, por favor, que me corrijan si me equivoco, pero voy a exponer unos numeritos...
El otro día escuchaba una conversación sobre hipotecas que me pareció increíble, y hace poco seguía escuchando comentarios que me dan que pensar que realmente la gente no ha aprendido nada de la crisis. En unos años, si es que alguna vez salimos del pozo, la gente volverá a ver las casas y pisos como inversiones y no como gastos y se endeudará para tener una propiedad que realmente será suya para cuando se jubilen... Es para flipar, supongo que no han hecho los números, así que yo haré aquí unos cuantos, como se suele decir, dejando los detalles al lector :) 

Será muy a grandes rasgos, pero va bien para hacerse una idea, suponiendo que los sueldos se elevan el mismo porcentaje que el IPC, podemos simplificar las cuentas pensando que siempre vamos a ganar el mismo sueldo y las cosas siempre van a costar lo mismo (mundo ideal, pero no debería ser disparatado):
Supongamos el caso de una pareja joven, con la (hoy día) suerte de trabajar ambos con un sueldecito pequeño que hoy parece grande, digamos que 1.000€ cada uno: 2.000€ al mes de ingresos. Supongamos que no tienen hijos y pagan un alquiler de 600€ al mes, no tienen vicios caros y viven una vida relativamente normal, sin privaciones, pero sin excesos. Esa pareja puede gastar al mes, además del alquiler, unos 600€ más, con lo cual quedan 800€ para ahorro. Eso significa que en un año pueden ahorrar unos 9.600€ y en 10 años eso son 96.000€; 10 años va a ser nuestra medida estándar.
Por lo tanto, viviendo de alquiler, podrían comprar a tocateja una vivienda de 200.000€ en poco más de 20 años. ¿Parece mucho? Pues veamos qué pasaría hipotecándose con diferentes plazos:

  • A: Hipoteca del 100% a pagar en 10 años: les tocará devolver unos 250.000€
  • B: Hipoteca del 100% a pagar en 20 años: les tocará devolver unos 300.000€
  • C: Hipoteca del 100% a pagar en 30 años: les tocará devolver unos 350.000€
  • D: Hipoteca del 100% a pagar en 40 años: les tocará devolver más de 400.000€

Aún así, 20 años parece mucho esperar, así que pongamos que esa pareja espera 10 años ahorrando 96.000€ (digamos 100.000€) y se hipoteca aproximadamente por el 50%  a pagar en 10 años. Tendrían que devolver unos 125.000€, y sumándolo a la cantidad inicial supone que se gastan 225.000, un ahorro respecto a la primera opción de 25.000€, no está mal. Para dejar una cuota de unos 800€ tendría que ser a 13 años y entonces devolverían unos 130.000€, total: 230.000 (opción X).
Sin embargo, hoy día no es nada habitual la opción A (cuota de más de 2.000€). Pidiendo 200.000€, y para tener una cuota decente de unos 800€, habría que ponerlo a 40 años. Es decir, para cuando tengan edad de jubilación habrán pagado más de 400.000€ para dejarles una vivienda de 40 años a sus hijos... No parece un buen negocio, no. Sobre todo teniendo en cuenta que si hubieran tomado la opción X tendrían 270.000€ de ahorros (+ intereses!!!) o de disfrute en sus vidas. Todo ello habiendo "tirado" el dinero en un alquiler durante 10 años...

En resumen, a no ser que te demuestren con números otra cosa, al banco no vayas a no ser que no tengas más remedio o encuentres la oportunidad de tu vida o vayas a pedir un préstamo pequeño que puedas devolver en menos de 15 años, y a poder ser, no para pedir dinero sino para pedir intereses de tus ahorros.

Quien quiera hacer las cuentas, puede probar, por ejemplo aquí (on-line) o aquí (hoja excel).