martes, 15 de mayo de 2012

¿Si los bancos tienen la culpa...

... por qué pagamos todos menos ellos?
Supongo que la pregunta es muy tonta y no soy el primero que se la hace, pero conviene no perderla de vista. Cada día se leen decenas de noticias sobre economía (y ninguna buena) que parecen ir encaminadas a contarnos de qué manera nos van a joder hoy. Cuando digo "nos" me refiero a los contribuyentes que no tenemos una fortuna en Suiza, no tenemos una SICAV, no manejamos dinero negro, no hemos engañado nunca a nadie y ni siquiera nos pueden achacar el rollo ese de "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades". Más bien todo lo contrario, hemos estudiado mucho más de lo que necesitábamos para realizar nuestro trabajo, tenemos un sueldo por debajo de nuestra preparación (los que lo tenemos, que encima ahora parece que debemos pedir perdón por eso también) y encima vemos que es mucho más fructífero contar vivencias sexuales en la tele que la cultura del esfuerzo (lo del recorte en ciencia ya lo explican mejor investigadores como Alberto Sicilia en la carta a De Guindos).
Hoy teníamos ración extra de malas noticias económicas:
Hace tiempo leía información sobre el "milagro en Islandia", que no era tanto, pero tampoco está mal tener tener otro punto de vista cuando todos los esfuerzos parecen centrados en una parte de la ecuación, la de reducir gastos sin fijarse en la parte de incrementar ingresos. Hoy me he acordado del blog donde leía la mayor parte de esa información y he encontrado otros datos que no por ya conocidos son menos interesantes: Cuando el euro de un jubilado alemán termina en los bolsillos de una prostituta de Miami. Básicamente trata de un alto ejecutivo financiero que se va de putas, lo cual no estaría mal de no ser porque el tipejo más merecería estar en la cárcel que en la cama de una prostituta (imagino que de lujo, aunque para el caso es lo de menos). Esto, que llama mucho la atención, no es más que lo que pasa todos los días: llevas tus 5.000 euritos ganados con el sudor de tu frente al banco para meterlo en un depósito, el banco deja un pequeño porcentaje guardado, un gran porcentaje lo presta a otro banco o a otra persona y otro trozo se lo comen allí mismo en forma de bonus. Si todo esto fuera algo medianamente justo y lo hicieran medianamente bien no estaría mal, lo malo es que cuando lo hacen fatal, rematadamente mal, da igual, alguien los rescatará, preferentemente ese mismo que ya había depositado sus ahorros y unos cuantos millones de gilipollas más.
Pero desde luego, cuando escucho que van a intervenir un banco, que va a recibir 15.000 millones de euros... de mis euros, de nuestros euros, no escucho que vayan a recortarle las pelotas a los de la ventanilla del banco, ni a los directores de las sucursales ni siquiera a los gestores a alto nivel. En el caso de Bankia, lo que es de traca es que el principal responsable del devenir de la entidad recomiende a un amiguete. Que no digo yo que no sea bueno, pero el que lo recomienda no me da confianza precisamente...
Y la solución es... ¿el pataleo? ¿el 15-M? Hoy he leído una carta interesante sobre una opinión que seguramente comparte mucha gente hoy día, pero no creo que sea demasiado constructiva, la verdad, aunque sí entretenida.
Sobre el tema de los bancos, que es lo que da el nombre a esta entrada tengo una opinión, que son como los culos, todos tenemos uno. No nos engañemos, la reforma laboral, los recortes en sanidad, en educación... todo eso han sido reformas ideológicas. La madre del cordero es la reforma financiera, esa es la que debería haberse hecho en primer lugar y, según lo veo yo, atacando a la raíz de la misma mierda que lo cubre todo. Una propuesta: que si se da dinero público a un banco (sí, ministro guindilla, llámalo préstamo, pero seguro que a mí no me prestas 15.000 millones) no sólo se nacionalice, también se intervengan los sueldos de todos los que trabajen para el banco y pasen a tener una escala como la del funcionariado según sus titulaciones. ¿Qué sentido tiene que un banco intervenido siga pagando un pastón a toda una ristra de empleados que únicamente han mirado por el bonus de ese mes? Si no necesitan dinero público, por mí pueden ganar 10 millones cada uno al mes, pero si lo necesitan no, hija no, que diría Ozores. Y por supuesto, a medida que se suben escalafones se vayan pidiendo responsabilidades y ¡nada de jubilaciones millonarias hostia! ¡que esto es un cachondeo! que parece que el dinero ha llovido del cielo y siempre les cae a los mismos desgraciados que lo único que buscan es trincar y salir corriendo.
El 15-M, bastante decepcionante, y sé que está feo decirlo justamente en el aniversario, pero ya lo critiqué en su día, no por no estar de acuerdo, sino porque no le veía un buen final. Los que se mueven en las plazas parecen oponerse a cualquier iniciativa que canalice el movimiento hacia un partido político o a integrarse en alguno y aportar nuevas ideas, lo cual lo aboca a un pataleo sin más, que en el caso de España se tradujo en su día en una fragmentación de los movimientos de izquierda para beneficio de los de derecha. Es decir, si han conseguido algo ha sido más bien lo contrario de lo que se proponían.
En fin, todo malas noticias y cada vez me parece más acertado eso de que efectivamente la economía está fuertemente ligada a la psicología. Todos locos.
Publicar un comentario