domingo, 20 de mayo de 2012

Incentivados para ser peores

Hoy día aún sigo siendo profesor. Y digo aún porque aunque me gusta mi trabajo, creo que lo hago bien, aprendo cosas nuevas, procuro formarme en aspectos externos a las simples clases para tener una mejor perspectiva y para, porqué no, eventualmente emprender algún proyecto o volver a la empresa privada, lo cierto es que cada vez tengo más incentivos para abandonarlo. 
Vivo a 350km de mi casa, de mi familia y de mi novia, con el coste económico y de salud que eso supone. Es cierto que tengo un par de meses de vacaciones en verano y navidades y semana santa y aunque no puedo pedir vacaciones cuando quiero, parece bastante razonable no quejarse por ello aún cuando ese extra de vacaciones supone una merma de mi sueldo respecto a otro trabajador público de mi mismo nivel.
Pero lo cierto es que diariamente tengo muchos incentivos para no ser bueno en mi trabajo o para dejarlo y cada día más. Da igual ser productivo o no, ser bueno dando clases, dominar la materia, ser hábil manejando grupos o situaciones conflictivas: mi sueldo va a ser el mismo. Y sea el que sea mi dedicación y mi sueldo, todos me dirán que no trabajo nada y cobro demasiado. Y como queda muy bien hablar de recortar a los funcionarios, pues no pasa nada. En los últimos 3 años, entre la bajada de sueldos del 7% más la no subida del IPC (3% en 2010, 2.4% en 2011, 2.1% en lo que va de 2012) llevamos una pérdida de poder adquisitivo de aproximadamente un 14% más la que se prevé en Andalucía de un 5% a los funcionarios y un 15% a los interinos (parece que esta medida no se va a aplicar a los interinos de educación) va a dejar nuestras cuentas temblando. También en otros sitios, por supuesto, Castilla-La Mancha no iba a ser menos. Eso sí, Rato tendrá su indemnización de 1.2 millones de euros por lo bien que lo ha hecho. Pero no me puedo quejar porque como encima que tengo el privilegio de trabajar...
Mejor no sigo por ahí porque eso ya lo conté aquí y me cabreo, pero en cuanto a los incentivos sí que está la cosa muy clara. Cada vez escucho más comentarios en torno a: "total, si nos quitan un 20% de sueldo trabajaré un 20% menos". Totalmente comprensible por cómo está sucediendo todo aunque una cosa está clara: la mayoría de los buenos docentes no harán eso porque su conciencia no los dejará, eso lo harán unos cuantos, pero los realmente buenos tendrán un gran incentivo para dedicarse a otra cosa o para salir de este absurdo país. De aquí a unos años me da a mí que va a haber un gran déficit de (buenos) profesores técnicos. ¿O es que alguien piensa que va a haber alguien dispuesto a acabar una ingeniería, acreditar un nivel B1 que posiblemente suba a B2 de inglés, hacer un absurdo máster recaudatorio pedagógico y estudiar unas oposiciones para acabar dando vueltas por su comunidad autónoma para ganar lo mismo que en la empresa privada sin posibilidad de ascender y una estabilidad bastante cuestionable?
El futuro de este país se ve bastante negro cuando a un banco mal gestionado se le da más dinero que el presupuesto de la NASA de todo un año y aún así parece que es una mínima parte de lo que le hará falta. A los banqueros se les dieron bonus por vender hipotecas basura y a nosotros nos restan dinero porque ellos se equivocaron haciendo esas hipotecas, todo muy lógico...
Publicar un comentario