domingo, 7 de junio de 2009

En París no gusta el tenis

No me cabe ninguna duda. Ahora mismo ha acabado la final más descafeinada de cuantas recuerdo en los últimos años y... ¡al público le ha encantado! Absurdo, ¿verdad? Para el público francés parece ser que no es absurdo. Les ha gustado ver cómo un tenista de primerísimo nivel, uno de los mejores tenistas de todos los tiempos, le daba una soberana paliza a un tenista que ha hecho algunos partidos bueno, pero que no por ello deja de ser un tenista mediocre. Vamos, han pagado el precio de una final por ver un partido de primera ronda.
¿Y hasta donde llega el poco entendimiento de este deporte? Pues veamos, hoy leo en elcorreodigital.com que este año se ha usado bolas más ligeras, en teoría, para favorecer a los tenistas franceses... ¿?¿?¿? O sea, ¿que montas un torneo de Grand Slam, te haces llamar el mejor torneo de tierra batida del mundo y luego lo trucas para favorecer a unos jugadores en detrimento de otros? Si quieren tener un Wimbledon, que planten hierba... bueno, y que hagan un casting al público para que sepan que no entran a un campo de fútbol.
De todas formas, de todos es sabido que no hay ahora mismo ningún tenista francés con talento suficiente para llegar siquiera a una semifinal de Grand Slam ni regalándole 2 sets. Así pues, de esto se ha beneficiado Roger Federer, que no sé si es por aquello de que sabe hablar francés que lo han adoptado como al hijo pródigo al que poder aplaudir creyendo que es de los suyos. ¿Será que les da rabia que de los últimos 7 RG, 6 los han ganado españoles?
Qué pena da ahora este torneo, que deja de ser un Grand Slam para ser un torneo donde dan mucha pasta por ganar.
Publicar un comentario