viernes, 22 de mayo de 2015

Carta a Héctor



Pues casi un año ya desde que tu madre y yo nos casamos. Cómo pasa el tiempo. Hace un año estaba trabajando a diez minutos de casa y haciendo alguna cosa más por las tardes, soltero y con relativamente pocas preocupaciones. Ahora trabajo a 130 kilómetros de casa, tengo la cabeza loca y dolores por todo el cuerpo. Pero no me voy a quejar, la vida tiene etapas y cada una tiene elementos que aprovechar y disfrutar de una forma diferente.
Héctor, no sé si algún día leerás este blog; si todo va según lo previsto, deberías ser capaz de leerlo antes de los cuatro años, pero no te sientas presionado si es después ;)
Cuando escribo estas líneas desde el ordenador del instituto faltan tres días para que cumplas los cuatro meses de forma matemática, aunque claro, te adelantaste un mes para nacer. Estos meses han sido complicados, imagino que como les sucederá a todos los padres, primerizos o no. Noches durmiendo poco, especialmente tu madre, mover el carro allá donde te llevamos, bañarte, vestirte, cambiarte los pañales, llegar a casa después del trabajo y tener que mecerte para que te duermas o hacerte un biberón mientras tu madre te mece para que no te mosquees... ¡No veas lo difícil que es dormirte a no ser que sea en brazos!
Dentro de poco tu madre se incorpora al trabajo y te va a echar mucho de menos, pero bueno, quedarán las tardes. Durante todo el verano me tocará a mí lidiar contigo y me parece que tu madre no se fía de mí, pero ya verás que nos lo pasaremos bien. 
¡Y en septiembre a la guardería! Hemos escogido una muy chula, nos daban ganas de quedarnos a nosotros. Para entonces tendrás siete meses y pico y serás de los más grandullones de tu promoción, es lo que tiene nacer en enero.
Este domingo, 24 de mayo es el primer aniversario de la boda y, aparte de ir a votar en las elecciones, aún no tenemos un plan claro, pero que sepas que estás invitado a lo que sea. Teniendo en cuenta que ya volviste con nosotros de la luna de miel en México, ya estarás acostumbrado a celebraciones y si no, ve acostumbrándote porque tu madre es muy fiestera...
Publicar un comentario