martes, 6 de noviembre de 2012

Terror a las ondas EM II

Siguiendo mi artículo Terror a las ondas EM, llega... Terror a las ondas EM II ;)
¿Cómo rebatir un argumento del tipo: "Demuéstrame que lo que digo no es cierto"? En este caso se aplica a los supuestos efectos perniciosos de las ondas EM y, en particular, de las antenas de telefonía. Y vaya por delante que no me refiero a antenas de potencia no controlada bajo la legislación vigente, por supuesto.
Bueno, pues voy a por la contestación, que es algo que todos los escépticos tenemos profundamente asumido: "affirmanti incumbit probatio", es decir, el peso de la prueba recae sobre el que hace la afirmación. Esto significa que no tengo por qué demostrar que las antenas producen tal o cual mal, sino que es quien sí que lo afirma el que tiene que demostrar que existe esa relación causa-efecto. Y ahora es cuando llega la retahíla acerca de los intereses comerciales de los operadores... del estilo de las malvadas farmacéuticas. 
Pero casi mejor ir a los datos de un caso concreto en el cual se viene afirmando que la incidencia del cáncer en una zona se debe a unas antenas y ya no me ando con más medias tintas, me refiero al caso de dos antenas en Torre del Mar supuestamente ilegales. Y digo supuestamente porque, a falta de otros datos, consulto la Web del ministerio de industria y, mira por donde, allí están: una de Telefónica y otra de Xfera. Me resultaría bastante extraño que el ministerio de industria las tuviera fichadas, supiera que son ilegales, y no se tomara ninguna medida, aunque tampoco voy a decir que lo descarto habida cuenta del nivel de quienes nos dirigen...


Asumiendo, porque no tengo otros datos que lo nieguen, que son legales pincho en los datos de cada emplazamiento de antena y resulta que cumplen los niveles máximos:


Pero, ¿por cuánto lo cumplen? Por mucho, muchísimo, el nivel máximo permitido son 1.000,00 µW/cm², así que está, en el peor de los casos, 1.000 veces por debajo del máximo. Y eso estando a menos de 38 metros de la antena en línea recta y sin ningún obstáculo por delante.
Eso por parte de las antenas, ahora vamos con los datos de cáncer:

  • En España había censados el 1 de enero de 2011 el número de 47.150.819 ciudadanos. Voy a redondear hacia arriba para ponernos en el caso peor con 48.000.000. 
  • Según la Sociedad Española de Oncología Médica, se estimaban para 2012 la detección de unos 208.000 casos de cáncer de todos los tipos en España:


Haciendo la relación entre esos dos datos tenemos 208.000/48.000.000=0,004333333... Es decir, la SEOM estimaba que en 2012 se producirían unos 43 casos de cáncer por cada 10.000 personas (suponiendo una distribución uniforme, claro). Teniendo en cuenta que en Torre del Mar viven unas 21.000 personas según Wikipedia (no he podido encontrar una fuente mejor, pero concuerda razonablemente con los datos del INE respecto a Vélez-Málaga) deberían haberse producido 91 nuevos casos de cáncer en esta población (el total). Si en esta zona viven 3.000 personas, y creo que no es una mala aproximación, y suponiendo distribución uniforme y sin contar factores genéticos, eso significa que en 2012 se deberían diagnosticar 13 nuevos casos de cáncer. Por supuesto que no estoy considerando el acumulado de varios años porque si lo hiciera, en 2006 deberían haber habido entre 11 y 12 casos, en 2007 otros tantos, en 2008... y con el acumulado de 2006 a 2012 tendría al menos 79 casos en 7 años ó 57 casos en 5 años. Y esos números serían absolutamente normales respecto a la media nacional estadísticamente hablando. Es decir, por desgracia es una enfermedad mucho más común de lo que quisiéramos.
La conclusión que yo saco es la misma que sacaba en el anterior artículo: con los datos encima de la mesa no veo motivo objetivo para la alarma a no ser que la potencia con la que irradien no esté controlada.
Y hay un dato más llamativo aún: los vecinos piden que se incremente la distancia de las antenas a las zonas residenciales. Esta es una variante de "el tamaño importa" que se llama: "la distancia importa": prefiero tener un misil intercontinental apuntándome desde donde yo no lo vea antes que un tirachinas a 50 metros. Si se incrementa la distancia de las antenas, todos esos que no quieren tener la antena cerca seguirán queriendo mandar whatsapp, abrir el Facebook y recibir llamadas al móvil y para poder dar esos servicios se tendrán que montar antenas, más lejos, eso sí, pero que en vez de radiar a una potencia X tendrán que radiar a una potencia 100X (recordemos que se atenúa con el cuadrado de la distancia a la fuente). Seguro que la potencia que llegará a casa será más o menos la misma (porque se quieren seguir dando los mismos servicios), pero si pasas un poco más cerca de la antena te llevarás dosis de radiaciones 100 veces superiores... A mí no me convence y la otra solución es vivir como los Amish...

Actualización a 07/11/2012:

Artículos relacionados en Naukas que he encontrado hoy y son muy interesantes para el tema:



Publicar un comentario