sábado, 20 de abril de 2013

Thinking, fast and slow vs Rollo patatero

Después de leer un buen libro es muy sencillo identificar otro de menor calidad. Eso es lo que me ha pasado después de leer "Pensar rápido, pensar despacio" de Daniel Kahneman. Seguramente lo releeré, a pesar de que es bastante largo. Por supuesto, este era el bueno, el malo, que lo he empezado ahora, no creo que lo termine...
Nunca pensé que un libro de psicología me pudiera llegar a interesar tanto, aunque claro, a través de la psicología se le da un soberbio repaso a conceptos de economía, finanzas, política...
Creo que no leo un libro de narrativa desde... bueno, creo que nunca lo he hecho sin que me obligaran. Diferente son los libros de los que creo que puedo aprender algo, últimamente casi todos de economía, y este no es una excepción. Daniel Kahneman es el primer no economista en recibir un Nobel en Economía y bien merecido que lo tiene. Pero pensar que este libro solo trata sobre aspectos económicos o teoría de decisiones sería quedarse muy en la superficie.
Decenas de ejemplos en cada capítulo te invitan a decidirte entre varias opciones posibles, muchos de ellos se repiten una y otra vez bajo diferentes formas... Y a pesar de ello es casi imposible no equivocarse una y otra vez. Así de cruel ha sido la evolución de nuestro cerebro, con determinadas formas de pensar hemos obtenido ventajas evolutivas que nos han hecho sobrevivir y prevalecer en la Tierra a costa de perder en muchos casos la capacidad de ser lo que nosotros mismos definimos como racionales.
Nos repetimos una y otra vez que somos inteligentes, racionales, que tomamos decisiones en base a hechos, que somos capaces de elegir bien después de analizar una situación... Pero no es cierto. Y es más, después de saber que no es cierto y que solemos equivocarnos, y conociendo todos esos errores, aun tenemos que hacer un gran esfuerzo para ser racionales de verdad. Extraño, ¿verdad? Pues comienza a leer el libro y compruébalo tú mismo.
En el otro extremo un típico libro de autoayuda, y del que no diré ni el nombre, disfrazado como si fuera algo más que eso. No lo habría hojeado nunca de no ser porque encontré una referencia al mismo en una conocida revista de divulgación... 10 puntos menos para la revista, menos mal que ya no estoy suscrito. Algo sí que quería comentar sobre el mismo como referencia a los identificadores de libro de charlatán:
1 - Mezclan algunas verdades, reconocibles por cualquiera, con un montón de palabrería vacía y alguna que otra referencia a otras formas de contactar con el autor para conseguir más "apoyo".
2 - Utilizan palabras como "Universo" o "a nivel celular" de forma impropia y con mucha ligereza para parecer científicamente correctos.
3 - Repiten varios mantras hasta la saciedad para grabar X en el cerebro del lector/oyente, igualito que las oraciones en las sectas y religiones.
4 - Crear sensación de urgencia: esto es algo bien conocido por los comerciales, consiste en hacerte creer que si no haces lo que te ofrecen vas a perder la oportunidad de tu vida... En tus manos lo dejan ;)
5 - Te insisten una y otra vez en lo bien que le va al autor con lo que sea que intenta vender y cómo has desperdiciado tu vida sin hacer lo que ellos aconsejan.
En fin, lo que decía al principio: uno es un gran libro y el otro una gran decepción.

Primera entrada que escribo enteramente en los cuatro ratos libres con la aplicación para Android de Blogger.

Publicar un comentario