martes, 4 de septiembre de 2012

El peligro de la falta de educación

Ayer comentaba en tono jocoso las presuntas virtudes de un "espiritualista" o mago o como carajo se quiera referir a sí mismo. Pero el caso es que este tipo de estafadores no tienen ninguna gracia. Son una pieza más para darle cabida a creencias irracionales, para que la gente las asuma como ciertas o como posibles o el típico "por si acaso, no me voy a arriesgar".
Pues bien, vamos a cocinar un cóctel peligroso:

  1. Falta de educación general, y científica, en particular.
  2. Ambientes marginales (opcional).
  3. Crisis (no hace falta que sea mundial, vale con que sea local).
  4. Una persona con un cierto carisma que le diga a la gente lo que quiere escuchar.
El resultado pueden ser varias cosas, pero ya adelanto que no va a salir nada bueno. Esto es lo que ha ocurrido en una población de Colombia:

No es una noticia de la Edad Media, ni de los juicios de Salem en la Nueva Inglaterra del siglo XVII, es de ayer, 3 de septiembre de 2012. Una mujer, en casa de la cual posteriormente se han encontrado solamente había un par láminas religiosas como las que puede haber en muchísimas casas de países con practicantes católicos o de cualquier otra religión, ha sido quemada por un grupo (posiblemente grande) de vecinos que, alentados por un "brujo" (manda pelotas), han decidido que era la causa de los males de las jóvenes del pueblo.
Y mientras, en el "primer mundo", seguimos recortando en educación y cada vez estamos más influenciados por lobbys que dicen que la evolución es sólo una teoría, que el ateísmo es una religión, que el VIH es un castigo divino a los homosexuales, que los adolescentes provocan a los religiosos...
Estamos en un periodo de crisis que se está eternizando y justamente por eso estamos en momentos peligrosos, en los que las posturas extremas pueden parecer cada vez más lógicas, así que debemos aferrarnos a las cosas que sabemos que funcionan, y la educación es algo que siempre funciona. 
Dejo una frase (creo que de Séneca) que me parece especialmente adecuada en estos momentos: "La suerte es el encuentro de la preparación con la oportunidad".
Publicar un comentario