martes, 17 de julio de 2012

Sobre engaños

Advertencia: texto no apto para personas con tendencia a ofenderse por leer críticas sobre creencias.

A mayor necesidad, mayor facilidad para consumar un engaño. Esto lo saben bien los timadores, estafadores, videntes, tarotistas, curanderos, astrólogos y demás. Lo fácil es no pensar, es mucho más difícil pensar, ser crítico y tener opinión propia en base a unas pruebas objetivas. Es inmensamente más difícil. Ese es el gran filón de los que quieren engañar y quedarse con tu dinero. 
Estoy seguro de que también hay gente que cree que tiene poderes, como los curas que hablan con su amigo imaginario y luego, cuando echan agua por encima de un bebé, previo pago, creen que le han puesto encima una protección. Gracias a esos, que realmente se lo creen, hay muchos creyentes que dicen: "bueno, por si acaso", aunque realmente no haya ni un sólo motivo para creer que estén recibiendo una protección.
Timadores los hay de todos los colores, como los que ofrecen un trabajo a costa de pagar un dinero previamente. Curioso fenómeno este de pagar por trabajar, que no le den ideas a Mariano...
Todos, absolutamente todos, estamos expuestos a un timo de algún tipo diariamente y la mejor forma de evitarlo es procurando tener formación e información y razonando que si las cosas se pintan muy bonitas probablemente no lo son. Nadie da duros a cuatro pesetas.

Por otra parte, hay que tener mucho cuidado con lo que se tiene como referencia científica. Hay mucha gente que cree que Cuarto Milenio o Discovery Salud son publicaciones científicas avaladas. Como hay gente inmensamente más acreditada que yo para hablar del tema, sólo dejaré dos enlaces:

Y para los que necesiten pruebas audiovisuales recomiendo fervientemente a James Randi, el genial mago que ofrece 1 millón de dólares al que le pueda probar un sólo fenómeno paranormal de cualquier tipo.

Publicar un comentario